Curia Pompeia-Complejo Pompeyano

Texto de Antonio Monterroso.

Esta actividad se desarrolla desde la dirección de este proyecto en colaboración con UrbeproOrbe. Patrimonio Cultural, siempre bajo la tutela de  la Sovraintendenza ai BB. CC del Comune di Roma, siendo el funcionario responsable la Dott. Marina Mattei.

La Curia Pompeia era la sede ocasional de reunión del Senado romano desde que Pompeyo Magno, siendo cónsul dotado de imperium en 55 a. C, teoricamente no podía traspasar oficialmente el pomerium de la Urbs. Este hecho, junto con el carácter de princeps ante litteram de este general, avala la idea de pensar que con su complejo edilicio Pompeyo quiso construirse una especia de “Urbs en réduction”, de marcado carácter oriental, citando palabras de Gilles Sauron. Esta “reducida ciudad” dentro de la Ciudad tendría un teatro, el de Pompeyo, que actuaría a modo de comitium; unos pórticos, los pompeyanos, que funcionarían a modo de la plaza de un foro; y por fin la Curia Pompeia, que acercaría el diseño de este complejo a la situación monumental del sector NE del Foro Romano, donde comicio, plaza y curia convivían ya hacía siglos. 

Aun cuando como el resto de edificios pompeyanos se trató con seguridad de un edificio prototípico, en términos de vanguardia arquitectónica, cuyos valores e influencias en la posterior curia Iulia del Foro Romano están por analizar, la Curia de Pompeyo fue sin duda un lugar que pasó a la Historia, y a la de más alto rango, por ser escenario precisamente del Parricidio: de la muerte del Dictador en los célebres Idus de Marzo del año 44 a. C. Este hecho tan remarcable, clave para la historia romana, dota sin duda de un carácter particular al conocimiento arquitectónico de esta Curia Pompeia, por ser el palco teatral que vio caer al Dictador ante la estatua marmórea de Pompeyo que presidía este emplazamiento, tras ser apuñalado.

Antecedentes en el conocimiento.

Cronológicamente, más allá de las plantas de Roma de G.B. Piranesi, L. Canina o R. Lanciani, donde la Curia de Pompeyo ocupa siempre, de modo teórico, el extremo oriental de la Porticus Pompeiana, y más allá de intentos insatisfactorios de ubicar su localización concreta en lugar distinto a éste, que es el verdadero, se debió esperar hasta los comedios del siglo pasado, hasta los trabajos de G. Marchetti-Longhi, para conocer restos estructurales directamente identificados con este edificio. G. Marchetti-Longhi fue quién identificó certeramente los restos de la Curia Pompeia (lugar de la muerte de César) en el Area Sacra di Torre Argentina.

En efecto, fue durante las labores de demolición del antiguo barrio de origen medieval que se superponía a la actual Área Arqueológica de Largo Argentina, y durante los trabajos de apertura de un pasaje subterráneo que comunicase ambos extremos de este sector, cuando se localizaron una serie de estructuras de opus quadratum de tufo y opus reticulatum, de disposición rectangular situadas en el eje oriental de la porticus Pompeiana, que confirmaban cuánto ya intuido sobre todo por Lanciani, y cuánto descrito en las fuentes clásicas: la situación de la Curia Pompeya, lugar del Parricidio, en este extremo oriental del cuadripórtico de Pompeyo.

G. Marchetti-Longhi, el descubridor, dedicó algunos trabajos bibliográficos a una descripción positiva y fundamentalmente sumaria, por enunciativa, de cuanto recuperado. Procedió también con otros trabajos de topografía histórica alrededor del descubrimiento de la Curia Pompeia. Trabajos que, aun con alto valor en su tiempo, quedaron rápidamente desfasados cuando en 1960 G. Gatti ubicó correctamente el Circo Flaminio, dando un vuelco así a toda la historiografía topográfica de este sector del Campo de Marte.

No consta estudio arquitectónico ni evolutivo alguno que fuese llevado a cabo, más allá de la realización de unas plantas muy sumarias, destinadas simplemente a mostrar la configuración rectangular que dejaban intuir estos restos y su ubicación topográfica. A partir de aquí, esta localización quedó incorporada a los distintos diccionarios topográficosde los monumentos de Roma.

Capítulo aparte merecen los trabajos dedicados al célebre “Pompeo Spada”, es decir, la hipotética y discutida estatua que teoricamente presidió este emplazamiento, ante la que murió César, que quiere identificarse con una escultura heroica recuperada en los cimientos del Palazzo della Cancelleria y hoy custodiada en el Consiglio di Stato, esto, en el Palazzo Spada.

Finalidad de este proyecto.

La finalidad es la de contribuir a la renovación y enriquecimiento científico y patrimonial de un enclave decisivo en la historia social, arquitectónica y topográfica de Roma, la Curia Pompeia, con un nuevo estudio tecnológico-estratigráfico de todas sus fases edilicias. Todo ello parte de un profundo conocimiento de causa, del que se deriva fundamentalmente el incentivo motriz germinal de este proyecto: la forma y la arquitectura, la secuencia constructiva y ocupacional, los modelos edilicios de la Curia, y su repercusión en la edilicia posterior de Roma, constituyen un problema arqueológico aun por abordar y realizar.

Resultados provisionales:

Nuestra primera campaña de trabajo en este lugar (2012) ha permitido actualizar con precisión el conocimiento arqueológico de este edificio a través de:

-   Una nueva planimetría general de este emplazamiento. 

-   La lectura estratigráfica muraría en alzado de todas las fases edilicias históricas que lo componen, desde la Antigüedad a la actualidad.  

-  La clarificación de las reformas relacionas con las obras ejecutadas en este espacio por Augusto, tal y como citan los textos clásicos. Estos informan de la clausura de este emplazamiento por el Princeps, y efectivamente, con la debida prudencia y solvencia, se individualizado una estructura de hormigón que se superpone, en un segundo momento fechable en época de Augusto, al lugar preciso destinado originariamente al suggestus ocupado por el Princeps Senatus; es decir, el Dictador, concretamente en aquellos Idus de Marzo del 44 a. C